A favor y en contra del concepto de vegetación potencial

Por  Francisco M. Azcárate y Javier Seoane

A todos los que hemos pasado por las aulas de Biología o Ciencias Ambientales nos resultan familiares los conceptos de vegetación potencial, clímax y otros relacionados con la interpretación biogeográfica de la vegetación o geobotánica. También, hemos asistido con interés (y diversión) al fuerte debate en torno a esa interpretación, cuyo último episodio tiene lugar en el número 37 del Journal of Biogeography y tiene como protagonista al concepto de vegetación potencial natural [VPN, en adelante][1-3].

Matorral de montaña en la sierra de Ayllón

Matorral de montaña en la sierra de Ayllón

En esta ocasión, el debate fue iniciado por José Carrión y Santiago Fernández, de la Universidad de Murcia, a raíz de las últimas evidencias palinológicas publicadas sobre la flora canaria, que confirman la importancia de algunos taxones como Quercus y Carpinus en un periodo preantrópico, en contraste con la interpretación fitosociológica que considera al monteverde compuesto por especies lauroides como vegetación climácica [4]. En el mismo volumen de la revista se recogen dos réplicas de dieciseis autores españoles (J. Loidi et al) e italianos (E. Farris et al), que defienden el concepto de VPN, y un último turno para José Carrión, en el que se reafirma en alguna de sus críticas y añade algunos argumentos al primer artículo. En las siguientes líneas describimos los principales argumentos de uno y otro lado para identificar un elemento que falta en el debate desde una perspectiva, en nuestra opinión, más ‘ecológica’.

El principal argumento esgrimido por J. Carrión y S. Fernández en el primero de sus artículos es la enorme discrepancia entre los datos paleobotánicos y los modelos de VPN propuestos por los fitosociólogos sigmatistas para la península Ibérica. Así por ejemplo, mientras estos últimos proponen bosques teóricos dominados por especies del género Quercus para la mayor parte de la península, los trabajos paleobotánicos coinciden en detectar una presencia mucho mayor de Pinus en las formaciones existentes una vez finalizada la última glaciación y antes de las grandes transformaciones del paisaje protagonizadas por la acción del Hombre. Según estos autores, la consideración que se haga del concepto de VPN excede el ámbito académico para tener repercusiones importantes en las políticas relacionadas con la ordenación del territorio, como es el caso de la Directiva Hábitats, que emplea una aproximación fitosociológica. Una aproximación que acusan que se mantiene por la tradición de esta escuela y la autoridad de sus representantes, más que por la evidencia científica que la apoya.

Las réplicas que J. Loidi et al y E. Farris et al hacen señalan, por el contrario, que J. Carrión y S. Fernández confunden los conceptos de VPN y vegetación primitiva, los cuales no tendrían por qué ser coincidentes. Estos autores destacan que los tipos de vegetación a los que se atribuye ser VPN se identifican tras un muestreo de la vegetación presente en un área, eligiendo generalmente las masas más competitivas y estructuradas, lo que no excluye ni siquiera la presencia de especies alóctonas hoy naturalizadas como componentes de la VPN.

Además, afirman que el concepto de VPN se formula más como hipótesis teórica que como predicción de la vegetación que dominaría un área bajo las condiciones ambientales actuales si la influencia humana desapareciera, aunque, desde nuestro punto de vista, esta distinción se pierde frecuentemente en ámbitos docentes y técnicos (el propio J. Carrión menciona esto en su última contrarréplica). En síntesis, admiten que las comunidades vegetales se modifican en respuesta a condiciones ambientales cambiantes (por lo que rechazan el concepto de clímax como el tipo de vegetación en el equilibrio al que retornaría un área perturbada) y que las unidades identificadas como VPN tal vez nunca hayan existido en la realidad. Por último, J. Loidi et al apuntan que la reconstrucción de la vegetación pretérita con datos paleobotánicos tiene importantes limitaciones y que la comparación directa con la vegetación actual –base de las críticas de J. Carrión y S. Fernández– no es apropiada pues las condiciones ambientales (como el suelo y el clima) han podido cambiar entre los periodos que se comparan.

La polémica finaliza (por el momento) con la respuesta de J. Carrión, que argumenta que la interpretación del concepto de VPN es confusa pues la propia escuela fitosociológica maneja definiciones discordantes, defiende la utilidad de los datos palinológicos para la reconstrucción de la vegetación del pasado y contraataca diciendo que los patrones actuales que sirven de base para la identificación de VPN dependen en gran parte del uso antrópico del territorio en el pasado más que de supuestas diferencias competitivas entre las especies. Con todo, el lector puede quedar con la sensación de que, efectivamente, los contendientes hablan de cosas distintas (VPN vs. vegetación primitiva), lo que facilita que el concepto de VPN salga relativamente airoso del envite al que es sometido.

La idea de la VPN presenta, en nuestra opinión, aspectos más cuestionables que los puestos sobre la mesa por J. Carrión y S. Fernández. El concepto puede ser legítimo en la medida que sus partidarios lo definan con precisión y quede claro el método seguido para su uso. Sin embargo, si la VPN tan sólo se trata de una comunidad abstracta e hipotética, que no existió en el pasado, no esperamos que exista en la actualidad, y probablemente tampoco en el futuro puesto que admitimos que las condiciones ambientales que la determinan son cambiantes, cabe preguntarse por su sentido y utilidad. A esta objeción pragmática cabe añadir otra más profunda, que tiene que ver con el modelo de dinámica sucesional asumido por la teoría de la VPN, basada en la existencia de atractores únicos que se interpretan como estados de equilibrio. Esta interpretación, en la línea de la escuela Clementiana de comienzos del siglo XX, contrasta con la visión más extendida de la ecología de nuestros días, mucho menos determinista, y que prefiere modelizar la dinámica de las comunidades naturales con dominios de atracción en vez de atractores fijos, y con varios dominios de atracción alternativos en lugar de estados de equilibrio únicos [5]. Es decir, esta interpretación moderna defiende que en un determinado lugar la comunidad vegetal puede evolucionar en distintos sentidos, originando como resultado tipos de vegetación cambiantes en el espacio y en el tiempo, sin necesidad de que éstos cambios se correspondan necesariamente con variaciones en los factores ambientales clásicos. En esta explicación participarían distintos procesos descritos en manuales básicos de Ecología, como la influencia de las interacciones bióticas (por ejemplo la herbivoría) o el efecto de las condiciones de partida sobre el resultado final (identidad y abundancia de los primeros colonizadores, etc.).

1 Carrión, J. S. (2010) The concepts of potential natural vegetation (PNV) and other abstractions (trying to pick up fish with wet hands). Journal of Biogeography, 37, 2213-2215.

2 Loidi, J., Del Arco, M., Pérez de Paz, P. L., Asensi, A., Díez, B., Costa, M., Díaz, T., Fernández-González, F., Izco, J., Penas, A., Rivas-Martínez, S. & Sánchez-Mata, D. (2010) Understanding properly the `potential natural vegetation’ concept. Journal of Biogeography, 37, 2209-2211.

3 Farris, E., Filibeck, G., Marignani, M. & Rosati, L. (2010) The power of potential natural vegetation (and of spatial-temporal scale): a response to Carrión & Fernández (2009). Journal of Biogeography, 37, 2211-2213.

4 Carrión, J. S. & Fernández, S. (2009) The survival of the ‘natural potential vegetation’ concept (or the power of tradition). Journal of Biogeography, 36, 2202-2203.

5 Gunderson, L.H., Allen, C.R. & Holling, C.S. (2010) Foundations of Ecological Resilience. Island Press.

Anuncios

4 Responses to A favor y en contra del concepto de vegetación potencial

  1. invitadouam dice:

    Saludo vuestra gran iniciativa de montar este blog educativo y de incluir entre sus primeras entradas estas notas breves sobre la vigencia del concepto de vegetación potencial, del hecho mismo de una clímax, y de las interpretaciones y versiones que se pueden encontar respecto del tapiz vegetal español.
    Para un profesional puede ya parecer cansino y recurrente(¡de hecho lo es, y de qué manera!) volver a esta polémica, resuelta a mi juicio, pero indudablemente tiene vigencia porque la mayor parte de la literatura sobre la vegetación española está escrita en clave fitosociológica, con todos los condicionantes no solo metodológicos sino conceptuales que lleva aparejada una visión tan basada en la florística, la dominancia y la elección subjetiva de los emplazamientos de muestreo.
    Me permito recomendar dos lecturas más a quien tenga curiosidad por ver desarrolladas otras visiones y estudios sobre el paisaje vegetal peninsular: una la de mis compañeros Helios Sainz, Javier Maldonado y Rut Sánchez con sus “Sistemas naturales” (J. Casas et al., eds.: Identificación de las áreas compatibles con la figura de Parque Nacional en España, Ministerio de Medio Ambiente, 2006) y otra la monografía todavía calentita de numerosos paleoecólogos, palinólogos y botánicos de amplio espectro editada por el mismo Pepe Carrión en el número 162 de la Review of Palaeobotany and Palynology.

    Juan Carlos Moreno Saiz
    Departamento de Biología (Botánica). UAM

    • edubloguam dice:

      Muchas gracias, Juan Carlos, por tu comentario y las referencias que nos envías que, probablemente, nos animen a hacer más comentarios sobre este tema.

  2. Juanma dice:

    El culebrón siguió, por cierto, con otro comentario bien chulo en Journal of Vegetation Science. Muy recomendable, también.
    Saludos y enhorabuena por el blog

    • edubloguam dice:

      Juanma, muchas gracias (aún con retraso por eso de que lo urgente quita tiempo a lo importante…), por añadir otra referencia recién salida de imprenta a este interesante debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: