Cartografía de los servicios de los ecosistemas: de las unidades suministradoras a los beneficiarios.

17/05/2013

por Ana Paula García-Nieto

Uno de los principales interrogantes en la evaluación de los servicios de los ecosistemas es la integración de la información ecológica y social y el modo en el que esta información se plasma espacialmente. Se cartografiaron seis servicios de los ecosistemas proporcionados por los bosques de Sierra Nevada (sureste de Andalucía) desde el suministro a la demanda, considerando la influencia del área protegida en la capacidad de suministrar dichos servicios. Se emplearon entrevistas semi-estructuradas y sistemas de información geográfica para cartografiar el suministro, mientras que 205 encuestas se distribuyeron para evaluar y cartografiar la demanda. Los resultados muestran la existencia de conjuntos (bundles) de servicios de los ecosistemas tanto al analizar el suministro como la demanda, en concreto entre los servicios de control de la erosión-caza recreativa y entre aprovechamiento de setas-turismo de naturaleza. Se detectó un desacoplamiento espacial para el servicio de control de la erosión, ya que se suministra a una escala local y se demanda a escala regional y nacional, lo que conlleva implicaciones en la escala institucional en la cual debe de ser gestionado. Por lo tanto, la cartografía tanto del suministro como de la demanda resulta esencial para la toma de decisiones en materia ambiental ya que puede indicar dónde deberían focalizarse las intervenciones en la gestión, o bien definiendo las áreas de alta prioridad para su protección o determinando la escala institucional en la cual estos servicios deberían de ser gestionados.

Graphical abstract

García-Nieto A.P., M. García-Llorente, I. Iniesta-Arandia, Berta Martín-López (2013) . Mapping forest ecosystem services: From providing units to beneficiaries. Ecosystem Services.


¿Existe división en la comunidad científica en relación con el cambio climático?

17/05/2013

Por Francisco M. Azcárate

A juzgar por la opinión vertida en los medios de comunicación, podríamos llegar a la conclusión de que el cambio climático antropogénico es una cuestión extremadamente polémica, en la que los científicos no se ponen de acuerdo. Así, frente a aquéllos que sostendrían que la actividad humana es uno de los factores que está afectando de forma significativa el clima de la Tierra, nos encontraríamos con otros que niegan tal cambio, y con un tercer grupo que admitiría el calentamiento, pero lo explicaría mediante factores naturales en los que el Hombre no jugaría papel significativo alguno.

¿Es esto cierto? ¿Se encuentra la comunidad científica dividida? Un estudio recientemente publicado en Environmental Research Letters por John Cook y otros 8 investigadores ha revisado casi 12000 trabajos publicados entre 1991 y 2011 en revistas revisadas por pares. Los autores encontraron que, en los trabajos en los que los autores se posicionaban, el 97% apoyaba la hipótesis del cambio climático antropogénico, frente a un 3% de negacionistas.

Estos resultados coinciden en gran medida con los obtenidos por P.T. Doran y M.Kendall Zimmermann en 2009, que comparaban el grado de consenso sobre el cambio climático antropogénico en 6 grupos de población con diferente acceso a información científica sobre la cuestión. Para ello usaron encuestas propias y encuestas realizadas un año antes por el instituto Gallup (prestigiosa institución dedicada a la investigación de mercados y opinión). Los autores observaron que el grado de consenso en el público alcanzaba poco más del 50%, mientras que entre los climatólogos se situaba cercano al 90%, y entre los climatólogos especializados en cambios climáticos la cifra superaba el 97%.

CambioClimatico

Fuente: P.T. Doran & M.Kendall Zimmermann, 2009