Otros efectos de las carreteras: depredadores que se evitan y presas que huyen de sus depredadores.

24/06/2013

Un hecho ampliamente estudiado es el efecto de las carreteras sobre distintos animales del entorno. No obstante, para comprender mejor estos efectos es necesario ampliar la perspectiva y analizar cómo se alteran los patrones de actividad en el conjunto de la comunidad faunística y caracterizar las interacciones que se establecen entre las distintas especies.

Recientemente un equipo de investigación conjunto del Grupo de Investigación de Ecología y Gestión de Ecosistemas Terrestres, del Departamento de Ecología de la UAM, y de la Dirección de Sostenibilidad e Innovación de OHL, S.A. ha publicado los resultados de un  estudio en el que evaluaron los patrones de actividad de los mamíferos depredadores y presas en el entorno de las carreteras y su posibles implicaciones. Hasta el momento, los estudios que se habían realizado estaban centrados en tramos específicos de carretera y en especies concretas. Bajo este enfoque, se desconocía si realmente existen algunos patrones generales en la actividad de las especies en el entorno de las carreteras. Por otro lado, puesto que las especies se encuentran en continua interacción en los ecosistemas, se desconocía la posible influencia que podría tener el comportamiento de una especie sobre aquellas con las que se relaciona.

Con el objetivo de esclarecer esta cuestión, se seleccionaron 9 tramos de carreteras en España, en los que mediante el registro de indicios de actividad (huellas y excrementos) se analizaron los patrones de actividad de los mamíferos del entorno a tres distancias de las carreteras (0m, 500m y 1000m). Además, para el caso de las especies presas, se registraron las principales características del hábitat para evaluar su posible influencia sobre los patrones de actividad.

Los resultados mostraron que algunas especies como el zorro y los micromamiferos usaban preferentemente la zona próxima a la carretera, mientras que otros grupos como los lagomorfos (conejo y liebre) y los mustélidos (tejón y garduña) mostraban un comportamiento evasivo frente a la carretera. En paralelo, se comprobó que los patrones obtenidos por las presas no se explicaban únicamente por las características del hábitat (altura y tipo de cobertura vegetal) presente en el entorno de la carretera.

Dichos resultados apoyarían que la respuesta de una especie a la presencia de la carretera puede venir mediada indirectamente por la respuesta mostrada por las especies con las que interaccionan. En este sentido, el uso activo del entorno de la carretera por parte del zorro, como depredador principal, podría estar influyendo en la respuesta evasiva obtenida para el resto de los depredadores y en el comportamiento reflejado por su principal presa (el conejo). A su vez, el comportamiento evasivo mostrado por los mustélidos podría estar influyendo en los patrones diferenciales de actividad obtenidos por las presas.

La explicación de los patrones encontrados es compleja y requiere nuevas investigaciones de detalle. Sin embrago, el estudio pone de manifiesto la necesidad de tener en cuenta las interacciones existentes entre las especies y los efectos indirectos que se pueden generar a la hora de caracterizar y evaluar los efectos derivados de la presencia de las carreteras y sus implicaciones.

La investigación realizada se enmarcada en un macroproyecto I+D+i desarrollado por 16 Empresas y 15 Organismos Públicos de Investigación con financiación del Programa CENIT.

Imagen2

Registro de indicios de actividad de depredadores y presas. Huella de Tejón y trampas de huellas para pequeños mamíferos.

Referencia

Ruiz-Capillas, P.; Mata, C. & Malo, J.E. 2013. Community Response of Mammalian Predators and Their Prey to Motorways: Implications for Predator–Prey Dynamics. Ecosystems 16 (4): 617-626.


Los barbechos, pieza clave para reproducción del sisón

24/06/2013

Ya está disponible la edición impresa del volumen 60.1 de Ardeola, la revista científica semestral de SEO/BirdLife. Este número, correspondiente a junio de 2013, incluye en sus 189 páginas la revisión de un tema ornitológico, siete artículos de investigación y cuatro notas breves. Además, recoge la sección permanente Noticiario Ornitológico, que en esta ocasión recopila citas de interés de 186 especies de aves repartidas por toda la geografía nacional.

Uno de los artículos destacados “El uso de los barbechos por las hembras de sisón común Tetrax tetrax: implicaciones para su conservación en mosaicos cerealistas”, de Manuel B. Morales, Juan Traba, Mª Paula Delgado (Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid) y Eladio L. García de la Morena (consultora ambiental SECIM), muestra cómo los barbechos -terreno de cultivo que permanece sin sembrar durante uno o más años para que se regenere- desempeñan un papel fundamental para la conservación de esta especie esteparia, ya que son los lugares preferentes elegidos por las hembras para la reproducción.

La investigación, realizada a lo largo de cinco años (2001-2005) en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Estepas cerealistas de los ríos Jarama y Henares (Madrid), se ha centrado en estudiar el tipo de hábitat seleccionado por las hembras reproductoras de sisón común, tanto nidificantes como con pollos jóvenes. Igualmente se ha evaluado la frecuencia de las observaciones de nidos o familias dentro de los territorios de machos reproductores en los leks (puntos de exhibición nupcial de los machos), y la asociación de estas observaciones con los tipos de hábitat preferidos por hembras nidificantes o con pollos.

En total se registraron 28 localizaciones de nido o de hembras con pollos (19 nidos más nueve familias). En ambas muestras, los barbechos de larga duración (de más de dos años de edad) fueron los más utilizados, seguidos de los barbechos jóvenes (de uno a dos años de edad), que fueron también significativamente más usados que los hábitats cultivados o labrados conjuntamente.

En cuanto a las observaciones de la muestra total de nidos más familias, se situaron más frecuentemente dentro de territorios de machos reproductores presentes en los leks que fuera de ellos. Y en ambas muestras por separado, nidos y familias, las localizaciones situadas dentro de los territorios de los machos se encontraron exclusivamente en barbechos viejos o jóvenes, siendo los primeros los más utilizados.

“Estos resultados aportan, para el caso de un paisaje cerealista en mosaico, apoyo adicional al papel de los barbechos como hábitats clave para las hembras reproductoras de sisón y refuerzan la función que cumplen los barbechos jóvenes como hábitat de cría alternativo cuando los primeros son insuficientes o inadecuados”, señalan los autores. Estos, a su vez concluyen: “La fuerte dependencia de los barbechos en el caso del sisón pone de manifiesto la necesidad de que estos conserven una estructura de vegetación adecuada para la nidificación y cría si se quiere frenar el actual declive de la especie en España”.

Barbechos y avifauna

Las conclusiones del artículo publicado en Ardeola respaldan y profundizan en los resultados del proyecto Ganga, de SEO/BirdLife, finalizado en 2012 tras tres años de trabajo. Este proyecto ha analizado la eficacia ecológica y socioeconómica de las principales medidas agroambientales que se están aplicando en España dirigidas a la conservación de la biodiversidad y de las aves esteparias en los cultivos de cereal de secano.

Todas las medidas analizadas incluyen el mantenimiento de los barbechos, al menos anuales, como parte de sus compromisos, basados en estudios previos que ya demostraban el interés de esta práctica agronómica para las aves esteparias en general. Más específicamente, la medida que se aplica en Cataluña en el marco del proyecto se centra en la gestión de barbechos, tanto de corta como de larga duración, al haberse definido a partir de un proyecto piloto en la zona que buscaba determinar las medidas más interesantes para, entre otras especies, el sisón.

Los resultados deGanga demuestran la eficacia positiva de estas medidas, que se refleja en la selección preferente que hacen las especies de aves esteparias en aquellas parcelas donde se aplican, donde se registran también los mayores índices de abundancia tanto de territorios de cría como de individuos totales.

PAC más ambiental

En consecuencia, una de las conclusiones principales del proyecto Ganga ha sido la importancia de mantener este tipo de medidas, que se financian a través de los programas de desarrollo rural a cargo del fondo europeo FEADER, para contribuir al objetivo de conservación de las especies prioritarias y el de detener la pérdida de biodiversidad general. Precisamente la PAC está en revisión y el próximo 25 de junio los ministros de Agricultura de los estados miembros decidirán su contenido ambiental.

No en vano, una de las recomendaciones adicionales derivadas de los resultados del proyecto Ganga es la necesidad de diseñar las medidas de la manera más ajustada posible a las especies que se quiere favorecer y considerando las condiciones agroclimáticas, de paisaje y socioeconómicas de las zonas donde se van a aplicar.

En este sentido, el artículo presentado en Ardeola aporta una valiosa información para el diseño de estas medidas dirigidas en particular al sisón en las zonas donde predominan los cultivos de cereal de secano en grandes explotaciones. El proyecto Ganga también analizó los aspectos socioeconómicos que influyen en la acogida por parte de los agricultores a este tipo de medidas. Como resulta lógico, el importe de la ayuda que se ofrece como contrapartida es una cuestión fundamental, especialmente para prácticas como el barbecho de larga duración, que supone la pérdida de la producción en esas parcelas.

SISONA CON TRES POLLOS FIRMA